La Generalitat Valenciana aprobó el pasado viernes un decreto ley por el cual plataformas como Uber y Cabify verán muy limitado su rango de actuación, como ya ocurriera en Cataluña, de donde ambas compañías de marcharon y en donde ahora mismo solo operan los segundos gracias a un “truco legal”. Nos pusimos en contacto con ambas compañías para conocer si darían un paso similar al que dieron en la Ciudad Condal, y ya sabemos de manos de un portavoz de la compañía, que Uber no se marchará de Valencia.

La compañía, a través de un portavoz, nos ha comunicado lo siguiente:

Hemos adaptado nuestro producto para cumplir con los nuevos requerimientos que hoy entran en vigor en Valencia. Continuamos trabajando para ofrecer el mejor servicio posible a pasajeros y conductores y seguimos a disposición de la Generalitat para trabajar en una regulación justa para todos, que tenga en cuenta a los miles de conductores y pasajeros de la VTC en la Comunitat Valenciana”.

De esta declaración podemos extraer que para continuar operando por las calles de Valencia, Uber modificará sus condiciones, y que probablemente establezca un tiempo de precontratación en 15 minutos, en el caso de que no tomen una medida similar a la de Cabify en Barcelona. También deja entrever que aunque lo aceptarán, no consideran que lo incluido en el decreto ley sea justo para Uber y para los conductores y pasajeros de la VTC. Ambas compañías tienen dos meses a partir de ahora para adecuar su funcionamiento a la nueva regulación.

Cabify opera con normalidad “a fecha de hoy”, pero “trabaja en analizar el texto” y en “adaptar su modelo a los requisitos”

Cabify

Cabify también ha emitido un comunicado, aunque más extenso, del que se extrae que si bien la compañía opera en Valencia y en Alicante como hasta ahora, “trabaja ya para analizar el texto publicado y también para adaptar su modelo operativo a aquellos requisitos impuestos por la normativa autonómica, que desde mañana (refiriéndose a hoy) entran en vigor”. Aparentemente es un mensaje menos claro que el de Uber, y sin duda se benefician para ese proceso de análisis de los dos meses de plazo que ha dado la Generalitat, a diferencia de lo que ocurrió en Cataluña.

Pese a que estudian adaptarse a la normativa, ni Cabify ni Uber están conformes con la nueva regulación ni con cómo se ha llegado a ella

En cualquier caso, Cabify “considera necesario insistir en el grave perjuicio que se causa a los ciudadanos a los que se les recorta la capacidad de elegir entre opciones perjudicando la competencia y la calidad del servicio. Así lo han señalado la Comisión de Defensa de la Competencia (CDC) de la Generalitat Valenciana, en línea con otros organismos regionales y nacionales. El impacto sobre el bienestar de los ciudadanos es indudable si se tiene en cuenta que el 98,5% de los viajes gestionados a través de la aplicación de Cabify están por debajo de los 15 minutos de espera“.

Esperan, como se menciona también en el comunicado de Uber con “regulación justa”, “que en un futuro próximo sea posible tener un marco detrabajo común entre el sector del taxi y la VTC que permita la construcción de un modelo de movilidad en la ciudad orientado a reducir considerablemente el uso del vehículo particular.”



Ver en Genbeta

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *