El ICANN, organismo internacional encargado de gestionar la asignación de nombres de dominio, firmó el mes pasado con Amazon el acuerdo en base al cual el gigante del comercio electrónico pasaba a hacerse cargo de los dominios genéricos de nivel superior (gTLD) .amazon, cuya creación solicitó hace ya 8 años.

En ese acuerdo se contemplaba una serie de “compromisos de interés público” para garantizar la protección de los intereses del otro gran demandante de esos dominios: la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), conformada por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela.

La historia de un desacuerdo

La OTCA fue creada en 1995 para “promover acciones conjuntas para el desarrollo armónico de la Cuenca Amazónica” y, en base a ese principio, lleva tiempo haciendo valer su derecho a gestionar los dominios que hacen referencia al río Amazonas (Amazon, en inglés), que fue el que inspiró a Jeff Bezos a la hora de bautizar su portal de e-commerce.

Amazon logotipo El logo incluido en la web original de Amazon dejaba clara su inspiración en el río sudamericano.

No estaba claro qué medidas iban a tomar las naciones de la OTCA tras la firma de dicho acuerdo, que les hace concesiones como otorgarles la capacidad de bloquear el registro de 1.500 dominios si alegan que tienen un “significado cultural” especial para alguna de las 8 naciones.

Pero ahora se ha hecho pública una carta [PDF] remitida por la OTCA el pasado viernes al ICANN, en la que se califica dicho acuerdo como “un acto de fuerza” que “expropia injustamente su cultura, tradición e imagen ante el mundo” y se critican “los intentos del ICANN de legitimar una decisión que no se tomó bajo circunstancia legítimas ni por razones legítimas”.

El asunto estuvo enquistado bastante tiempo en los despachos, pasando por revisiones independientes del caso y constantes peticiones de negociación por parte de de la ICANN hacia los dos contendientes, para evitar tener que posicionarse a favor de uno de ellos.

La OTCA sostiene que “el nombre de Amazonas, en cualquier idioma, es parte del patrimonio cultural y la identidad de los países amazónicos, por lo que lo mismo también debería aplicar a los dominios .amazon”.

Hasta que, durante una reunión de la ICANN en noviembre de 2019, en la que Brasil intentó que la ICANN aprobara la puesta en marcha de los dominios .amazon, el gobierno estadounidense dio un puñetazo encima de la mesa para negarse a una nueva intervención del organismo que retrasara la asignación de los dominios a su solicitante original, Amazon.

Tras eso, llegaría unas semanas después el acuerdo Amazon-ICANN. Pero, ¿qué escenarios se abren ahora tras el último movimiento de la OTCA? Parece difícil que lleguen a tiempo de impedir la puesta en marcha del proceso de registro de los dominios, que podría estar lista a lo largo del próximo mes, pero su carta se cierra con la amenaza de “seguir impugnando la decisión”.

Vía | The Register

Imagen | Globe Master 3D



Ver en Genbeta

0