La semana pasada, el periodista Carlos Maza (y cara visible en muchos vídeos de Vox) publicó un hilo en Twitter en el que denunciaba el acoso que lleva tiempo sufriendo por parte del comentarista de extrema derecha Steven Crowder.

Crowder lleva varios años burlándose de la orientación sexual y la etnia de Carlos Maza desde su programa en YouTube. El propio Maza se encargó de hacer un vídeo recopilatorio que publicó en su perfil de Twitter.

“Maricón listillo”

“Mexicano gay” o “maricón listillo” son algunos de los insultos que podemos ver en el vídeo superior. Como suele ocurrir en este tipo de situaciones, muchos seguidores del programa de Steven Crowder acudieron a las redes sociales para continuar este acoso contra Carlos Maza.

En el hilo de Twitter, Maza recuerda que los vídeos de Crowder tienen millones de visitas en YouTube, teniendo que experimentar un “muro homófobo y abusivo en Instagram y Twitter”.

En la página de ayuda sobre la “política sobre la incitación al odio”, YouTube especifica que no se pueden utilizar insultos raciales, étnicos, religiosos o de otro tipo cuando el propósito principal sea promover el odio.

“Si tu contenido infringe esta política, lo retiraremos y te enviaremos un correo electrónico para informarte. Si es la primera vez que publicas contenido que infringe las normas de la comunidad, recibirás una advertencia sin que eso suponga una penalización para tu canal. Si no es la primera vez, añadiremos un aviso a tu canal. Si recibes tres avisos, cancelaremos tu canal”.

“Aunque el lenguaje es claramente ofensivo, los vídeos no violan nuestras políticas”

Irónicamente, YouTube respondió al hilo de Maza con otro hilo. Reconocen que, “aunque encontraron que el lenguaje es claramente ofensivo, los vídeos publicados no violan nuestras políticas”.

YouTube parece contradecirse con esta decisión, y muchos usuarios han acudido a las redes sociales para quejarse públicamente, añadiendo capturas de las políticas de YouTube y asegurando que la plataforma “está rota”.

Esta polémica está haciéndose cada vez más grande, y muchos medios están haciéndose eco lo sucedido. Tendremos que ver si el debate que se está generando hará que YouTube reconsidere esta posición.

Por su parte, Crowder publicó un vídeo hace unas horas titulado “I’m Sorry” (lo siento), en el que parece que va a pedir perdón por todos estos comentarios ofensivos. Tras unos segundos queda claro que se trata de una broma con la que busca aprovecharse de la polémica que existe actualmente.





Ver en Genbeta

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *