Varias compañías tecnológicas han experimentado un notable crecimiento en este último año, desde que comenzaron los cuarentenas y reclusiones a causa de la pandemia, y la gente tuvo que alterar sus hábitos para seguir trabajando o estudiando a distancia o, meramente, para obtener por Internet los productos o el entretenimiento que ya no podía obtener en la calle.

De modo que, ¿qué ocurre cuando las apunta en el horizonte la mera posibilidad de que desaparezcan las circunstancias que han favorecido el negocio de estas compañías, y la gente pueda volver a su antigua rutina? Pues que los inversores se refugian en activos más seguros: los de la antigua ‘economía presencial’.


El pasado día 9 de noviembre, la farmacéutica Pfizer anunció que la vacuna que estaba codesarrollando había mostrado una efectividad del 90% durante las pruebas preliminares.

El mercado de valores reaccionó ante la noticia premiando a las industrias más castigadas por la crisis económica post-pandemia: operadores hoteleros, petroleras y aerolíneas… pero otras compañías se desplomaron.

  • Eric Yuan, fundador de Zoom, vio como las acciones de su empresa de software de videoconferencias se hundían un 18% y él mismo perdía 5.100 millones de dólares de su propio patrimonio. Nada que ponga en peligro, es cierto, su crecimiento del 458% con respecto a 2019.

  • John Foley, fundador de la empresa de fitness interactivo Peloton (que había experimentado un crecimiento interanual del 172%) vio cómo su fortuna se reducía en 300 millones de dólares tras perder un 26% de su valor las acciones de la compañía.

  • Reed Hastings, CEO de Netflix, perdía al mismo tiempo 416 millones de dólares: el valor de las acciones del gigante del entretenimiento en streaming (que ha ganado 16 millones de nuevos usuarios desde que comenzó la pandemia) se redujo en torno al 9% en esas horas.

Acciones

Evolución de algunas de las compañías citadas hasta comienzos de octubre (vía The Motley Fool).

Pero hace unos días resultaba arriesgado establecer una relación de causa-efecto entre el anuncio de la vacuna de Pfizer y las citadas novedades bursátiles: muchos factores podrían haber influido en las mismas.

Moderna despeja dudas

Sin embargo, hoy ha habido un nuevo anuncio: Moderna, uno de los competidores de Pfizer, afirma que su propia vacuna ha demostrado ser aún más efectiva (en torno al 95%) en su lucha contra la COVID-19. Y, por supuesto, el mercado ha vuelto a reaccionar exactamente igual que hace unos días.

Así, a estas horas Zoom lidera las caídas de las tecnológicas con un 7% (lo mismo que han subido los operadores de cruceros Carnival, Norwegian y Royal Caribbean) mientras que Peloton baja un 5%. También experimentan caídas Netflix, Pinterest, Snapchat y DocuSign (un servicio de firma remota de documentos legales).

Screenshot 5

Comportamiento de las acciones durante el anuncio de Pfizer y en los días previos.

Ninguno de estos descensos es tan notable como para hacer peligrar ninguna de las compañías citadas. Y, de hecho, lo previsible es que las aguas terminen volviendo rápido a su cauce en la Bolsa…

… pero no debemos extrañarnos si, en el caso de que las esperanzas alimentadas por Pfizer y Moderna se convierten en algo tangible, Zoom y las demás compañías se terminan viendo obligadas a recortar a la baja sus expectativas de ingresos.

Vía | Quartz & MarketWatch





Ver en Genbeta

0